miércoles, 29 de septiembre de 2010

mi condena, tu libertad

porque el amor no es egísta.
te doy tu tan ansiada libertad
si es tu felicidad la que está en juego
y sé que serás feliz con ella
que con tan solo mirarte te hará sonreír,
que con sus besos te hará suspirar
y con solo tocarete te hará temblar.
No mires a un pasado inexistente;
lucha por lo que realmente quieres!
la felicidad es difícil de alcanzar
y si la tuya se encuentra a su lado,
te concedo el don de la felicidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada